Curando el cáncer en cinco días

Si hay algo que de veras me molesta, son las pseudociencias y las magufadas. Pero hay una forma de que me resulten aún más molestas, y eso se da cuando comprometen la salud de la gente. La homeopatía y la acupuntura son parte de ese ‘grupo molesto’, pero recientemente he encontrado algo aún peor.

Dentro del enorme grupo de patologías con cura desconocida, destacan dos: el cáncer y el SIDA. Hasta que me he enterado esta mañana que lo puedes curar en cinco días con una mezcla de Aloe Vera, Vitamina C y Miel. Voy a consolar a mi amiga Sarai, con lo ilusionada que estaba por estudiar Oncología…

Algo así es lo que os propone la página web http://www.aloeveramielyvitaminac.com/. Una página que por sí sola bastaría para escribir una docena de artículos.

Creo que podemos empezar por la ‘Bibliografía’ (ampliad para leer):

Vamos a ver el gran prestigio que tienen estos autores:

– Andreas Moritz. Es un hombre que afirma que el cáncer no es una enfermedad. Sí, como lo oyen. Pero ya hace mucho que se me adelantaron en hacerle una crítica.

– Gary Null. Tiene un grado en Dirección de Empresas y un bachillerato en Ciencias. Trabaja como nutricionista y es un negacionista del SIDA. Propone tratamientos alternativos del cáncer con ‘terapias nutricionales’. Lo gracioso: fue hospitalizado por intoxicación al consumir uno de los suplementos que él mismo comercializa.

– Editorial ‘The Life Extension’. No he sido capaz de encontrarla. Quizá existe, pero al buscar esa combinación de palabras, aparecían demasiadas magufadas por centímetro cuadrado para mi delicada salud mental.

– Joseph Marion. Seriamente, creo que es el que más credibilidad tiene en el asunto. Según San Google, fue el primer hispano en ocupar un escaño en el Congreso de los Estados Unidos.

– Janet Zand. Doctora en Medicina Oriental, herbología y acupuntura. Homeópata. Según la fuente, también ha estudiado Medicina, aunque, como me dijeron hace poco ‘debe ser de los que no aprobaron el MIR y se pasaron a la homeopatía para poder vivir’.

Seguiría, pero es que el post se haría bastante aburrido. Busquen en Google si desean más datos.

Por otro lado, me resulta bastante curioso lo de “(tal y como ya sabíamos por la Bomba Atomica)”. ¿Habrá sido la bomba atómica una señal divina para que descubriésemos el Aloe Vera? Espeluznante.

Ah, y os aseguro que ningún profesor de mi facultad me ha hablado jamás del Aloe Vera que tiene todas esas propiedades saludables en todas las enfermedades. Pero sé que no me puedo fiar de ellos, están todos comprados por las internacionales farmaceúticas. Eso sí, uno me ha dicho en secreto que les pagan muy poco.

Continuemos:

Joder, joder, pero es que esto es muy grave. Basta con omitir la última palabra y hasta sería correcto… si realmente esos productos hiciera lo que dicen. El pH del medio interno está entre el 7,35-7,45. Y eso es neutro, no alcalino.

No he podido encontrar una referencia fiable sobre los productos del Aloe Vera (encontré una con bastante buena pinta, hasta que leí ‘aminoácidos – intervienen en la formación de las proteínas’), aunque no dudo de sus aplicaciones como planta medicinal. Muy lejos queda el afirmar que es bueno para todas las enfermedades conocidas.

Respecto a la miel, pues… Un 30% más o menos puede llegar a ser glucosa libre, pero alrededor del 50% es fructosa, sacarosa y maltosa, que son disacáridos. Eso sí, ha quedado muy bonito para quien no sepa nada de bioquímica.

Sobre la Vitamina C, está demostrado desde 1990 que no tiene ningún efecto sobre el sistema inmune; los aficionados a la historia de la ciencia conocerán el famoso caso de Linus Pauling, y los que no lo conozcan, es una excelente oportunidad para culturizarse.

Pero hay más. Los comprimidos de Vitamina C que recomiendan están recubiertos de salvado de avena ‘para aumentar su absorción’. Llevo un rato buscado, pero todavía no he encontrado ningún fármaco, natural o no natural, que utilice salvado de avena como excipiente. Será la conspiración farmaceútica, cierto.

De explicarlo con términos científicos para deslumbrar al lector, hemos pasado a una explicación más propia de una guardería. Y con faltas de ortografía, por supuesto.

Recomiendan una dosis de Vitamina C de alrededor de unos 1000mg, la mitad de la dosis tóxica. No tengo conocimiento de si tomar una cantidad tan elevada de vitaminas durante un año puede tener efectos nocivos para la salud, pero sí de que los 3€ diarios en vitamina C se van a ir casi enteros por la orina.

Y creo que podemos terminar el artículo con lo mejor.

A mí estas referencias históricas me encantan. Me recuerdan a todos esos partidos políticos que tratan de elogiar una figura (Hitler, Stalin…) y que aseguran que todas las fuentes oficiales están manipuladas conscientemente. Voy a ir comentando poco a poco:

Hermes Trimegisto es un personaje mitológico que ha sido ampliamente utilizado por el ocultismo. ¿No estaba todo demostrado científicamente?

El emperador Fu-Hsi también es mitológico.

Mira, eso si me lo creo. Otra cosa es que podamos leerlas, porque las Tablas Babilónicas están escritas con escritura cuneiforme que no se ha descifrado todavía.

Aristóteles era algo así como un Leonardo da Vinci griego: biólogo, filósofo, astrónomo,… pero no médico. Lo cual hace bastante dudoso que curase a su pupilo, habiendo médicos militares especialistas en su ejército.

Por otro lado, la hipótesis de que Alejandro Magno conquistase Socrota no ha sido demostrada.

Es curioso que esa pomada no aparezca en Internet. ¿Seguro que es tan famosa? Por otro lado me extraña que sólo se mencione el apellido del doctor, sobre todo por lo común que es. ¿Cuántos miles de Dr. Collins puede haber en Estados Unidos?

Ya entiendo lo de la bomba atómica de antes. Os animo a que vayáis a cualquier Unidad de Quemados en un hospital y tratéis de curar a un hombre con quemaduras en el 50% de su cuerpo con Aloe Vera. Si de verdad esto es así, podéis ganar el premio Nobel de Medicina. 800.000€ os darán para bastante.

Por otro lado, como podemos comprobar en la página, se trata de una estafa multinivel.

Sinceramente, me gustaría desear a toda esta gente que sufriesen en sus carnes lo que es padecer un cáncer. He sido testigo de como esta enfermedad destruía lentamente a personas, y con ellas, a familias. Hay millones de personas luchando contra esta enfermedad, tanto pacientes como médicos e investigadores. Lo que menos hace falta es gente con ganas de jugar con las vidas y los sentimientos de los demás.

Para terminar este artículo en el que he mostrado una de las caras más odiosas de la humanidad (aprovecharse de otro, sin miedo de perjudicarle), me gustaría mostraros una imagen que muestra la cara opuesta. Una de esas cosas que me hacen recordar porqué he escogido mi carrera.

Anuncios

La conspiración maya para diseñar armas biológicas

Resulta que estaba yo en Twitter, revisando una de mis cuentas preferidas, cuando me encuentro con un retweet del periodista más querido por los científicos de este país. Resulta que me topé con Iker Jiménez. El tweet en cuestión era el siguiente:

El tweet de Iker Jiménez

Y en ese momento saltó mi sentido arácn-escéptico. Comprobé con un rápido vistazo que nadie había tratado este tema primero… y decidí que debía arriesgarme con tan importante batalla en contra de las hordas de la pseudociencia. Porque en un mundo donde ser imbécil está termodinámicamente favorecido, lo cierto es que parece un concurso de quien dice la mayor brutalidad. Enmendar este entuerto es un trabajo perfecto para Sofocracia. Sigue leyendo