El ansia de las desintegraciones radiactivas


He de admitirlo, queridos compañeros, estoy en un bache. No sé de que escribir. La bella Calíope (mi musa) se ha marchado y no parece tener intención de volver. Esa, y sólo esa es la causa de que escriba un artículo tan ñoño como éste, que pretende explicar la radiación. Por Dios, si todos sabemos qué es eso que hace tanta pupita cuando se pone en un proyectil…

¡El Ansia Viva! ¡El tó pa mí!

Siempre que me paro a pensar en los conceptos de química y fisica atómica, tengo la manía de recordar a este personajillo de la televisión, José Mota. Suenan en mi mente sus palabras: <<¡Es el ansia viva! ¡El to pa mí!>>. Venga, no os hagáis los tontos, que seguro que os suenan. O si no, ya estáis buscándolo en el yutús.

En esta cuestión, los átomos se comportan de forma opuesta al ser humano. Mientras que nosotros queremos tener la mayor cantidad posible, los átomos lo que buscan  asegurar su estabilidad (sí, ésta es la principal diferencia), aún a costa de su energía. Ésta es la causa de la radiactividad: una falta de estabilidad, bien sea por la energía interna, o por un balance incorrecto entre protones y neutrones.

Básicamente se distinguen tres tipos de radiación:

Radiación alfa

Son núcleos del isótopo Helio-4 (es decir, únicamente dos protones y dos neutrones, sin electrones) emitidos por el átomo durante la radiación. En general la radiación alfa no es peligrosa para la vida humana, puesto que las partículas apenas pueden recorrer unos centímetros en el aire. Y aunque pudieran hacerlo, la epidermis frena estas partículas, cual eterna defensora.

Sin embargo, el problema surge cuando estas partículas se introducen en el interior del cuerpo. Es bastante conocido el caso del ex-espía ruso Alexandr Litvinenko, que murió envenenado por Polonio-210 (un isótopo radioactivo que se desintegra emitiendo partículas alfa) en extrañas circunstancias. Una vez en el interior del cuerpo, estas partículas no tienen problema para ionizar los tejidos y producir enormes daños debido a esto.

¿Una explicación sencilla de por qué se produce esto? Bien, intentémoslo. Pero si no lo hago bien, las quejas a Calíope.

Hemos dicho antes que una partícula alfa está formada por dos protones y dos neutrones. Esto podría representarse con algo así, si no fuera un dibujo hecho con el Paint en menos de 2 minutos. Pero apelo a vuestra inteligencia, queridos lectores:

Tenemos un átomo de Helio que ha sido ionizado completamente, es decir, no tiene ni un sólo electrón, y lo introducimos con nuestras malvadas intenciones en el cuerpo de nuestra víctima. Al entrar en contacto con moléculas orgánicas, “arrancará” (o dicho más bonito, “ionizará) los electrones de esos compuestos, formando radicales. Ahora bien, no, no me refiero a radicales antisistema (la culpa del chiste malo se la echáis también a Calíope), sino a radicales libres, es decir, compuestos con un electrón desapareado y muy reactivos.

No es del todo raro que existan radicales libres, pero en un miligramo de Po-12o hay unos 2.881.339.712.918.660.287 átomos… A un radical libre por átomo, son bastantes radicales libres, ciertamente. Cosilla desagradable.

Radiación beta

Si la radiación alfa era la emisión de un núcleo de He-4, la radiación beta es la desintegración de un neutrón en un electrón, o de un protón en un positrón (antipartícula del electrón). Junto a estos, se emite un neutrino. De nuevo, si en el caso anterior se pretendía hacer descender la masa del isótopo, en este caso lo que se pretende es disminuir su carga.

La radiación beta es más peligrosa que la radiación alfa. Es parada por varios metros de aire, una capa de aluminio o unos cm de agua. Es capaz de atravesar la epidermis humana.

El otro día, leyendo un artículo de Amazings.es, me enteré de una curiosa historia relacionada con esta clase de desintegración radiactiva. Resulta que al estudiar por primera vez la desintegración beta, se encontró que no se cumplía el principio de conservación de la energía, ya que la energía final era mayor que la inicial. De esta forma, el célebre físico Wolfgang Pauli (apellido que chocará a los estudiantes más jóvenes durante siglos) postuló por primera vez la existencia de los neutrinos.

Radiación gamma

De todas, sin duda la más peligrosa. La radiación beta se puede controlar para que no sea dañina con las medidas de seguridad pertinentes (envolviendo, cual bocadillo, a la persona en aluminio). Esto se vuelve muy complejo cuando la radiación no se debe a una partícula, sino a una onda electromagnética (bueno, un fotón) de altísima energía. Dicho con claridad: para atenuar en un 50% esta radiación se necesita 1cm de plomo, o bien 6cm de hormigón armado. Y como no es muy lógico hormigonar vivo a alguien para protegerlo de esta radiación, el tema de la protección es un asunto complejo.

El origen de esta onda electromagnética se debe a la emisión de fotones de alta energía por parte de electrones excitados. Su peligrosidad se debe a que, como radiación ionizante, puede dañar el ADN y producir cáncer. Es usado en medicina para esterilizar material quirúrgico, o en la industria alimentaria para librar de bacterias el agua y numerosos alimentos.

En fin, ya les he explicado qué es la radiación.. Ya tienen ustedes idea de por qué cuando un armatoste nuclear se detona, liberando al ambiente todo tipo de particulas radioactivas, la gente de ese lugar suele hacerse pupita genética.

El próximo artículo, espero que más interesante, versará sobre las sustancias psicoactivas. Espero que Calíope se apene de mí, piense que he acudido a las drogas, y me devuelva la inspiración perdida. Mientras tanto, yo sigo con mi pre-síndrome post-vacacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s