Reflexiones sobre “La vida como la conocemos”


Resulta que estaba yo releyendo un artículo de Amazings sobre la hipotética bioquímica del silicio y el chovinismo del carbono. Siendo este un tema que siempre me interesó, en concreto la cabezonería de la gente que espera que en un lugar remoto del Universo hayan ocurrido exactamente las mismas casualidades que dieran lugar a una bioquímica del carbono. Considero esto bastante improbable, a no ser que nuestro origen se encuentre en la panspermia (de la que ya hablamos…).

Como en Amazings ya han tratado la bioquímica del silicio, me gustaría hacer un análisis del resto de elementos que podrían formar parte de esta bioquímica hipotética. Son varios:

Bioquímica del boro

A diferencia del carbono y del silicio (que son tetravalentes), el boro es trivalente, es decir, puede formar tres enlaces. Esto producirá una menor abundancia de insaturaciones: los triples enlaces sólo serán posibles en una cadena de dos átomos de boro, o en la unión del boro a otro elemento, siendo el boro terminal.

Por otro lado, el boro forma cadenas con hidrógeno (boranos) y con carbono (carboranos), que pueden llegar a ser relativamente largas. También forma con nitrógeno un compuesto cíclico, la borazina, que recuerda al benceno. Los átomos de boro son de un tamaño algo mayor que el carbono (87pm de radio atómico en el B frente a 67pm en el C).

Uno de los principales problemas del Si es el metabolismo, ya que el equivalente del CO2 para el silicio (SiO2) es sólido a temperatura ambiente, lo cuál daría serios problemas en la excreción. Con el óxido de boro ocurre lo mismo.

Bioquímica del nitrógeno y fósforo

El fósforo es un no metal capaz de formar macromoléculas. Sin embargo, combinado con el nitrógeno puede formar conexiones covalentes P-N que son más estables.

El primer problema lo encontramos en el nitrógeno diatómico, que es poco reactivo. Su triple enlace es difícil de romper. Sin embargo, ciertos microorganismos terrestres son capaces de fijar el nitrógeno mediante la enzima nitrogenasa. Sé que algunos me recordaréis que algunas plantas también pueden realizar esa función, pero en realidad ese proceso es simbiótico, y lo realizan microorganismos que se encuentran en las raíces, por ejemplo los rizobios.

Por otro lado, existen varios óxidos de nitrógeno que se podrían aprovechar de una forma más sencilla. Sin embargo, estos óxidos son muy energéticos frente al nitrógeno y el oxígeno moleculares, y tendrían a recombinarse separadamente, tanto por una cuestión energética como por la actuación de radiaciones cósmicas. Se valora la posibilidad de una atmósfera de amoniaco.

Bioquímica del arsénico

El arsénico se encuentra en el mismo grupo períodico del fósforo y, aunque es venenoso para gran cantidad de organismos terrestres, es empleado por algunos organismos en sus metabolismos. Algunas algas como la Sargassum fusiforme (alga hiziki) o procariotas como el GFAJ-1 toleran el arsénico en diferentes cantidades. No forma macromoléculas conocidas.

También hay ciertas teorías respecto al azufre (hablábamos ayer de las bacterias que emplean el azufre en su fotosíntesis) y al cloro (este último como sustituto del oxígeno), pero debido a mi desconocimiento y a la ausencia de datos, he preferido no meterme en fregados y dejarlo.

En conclusión, hay diversas posibilidades de bioquímicas alternativas que podrían existir en otras partes de nuestro Universo. De nuevo, la escasez de evidencias nos impide asegurar nada. Lo único en lo que podemos pensar es que, al igual que muchas coincidencias llevaron al surgimiento de la vida y de la bioquímica “como la conocemos”, ¿por qué no podría suceder lo mismo, de otra forma?

Por cierto, si como yo (bueno, de acuerdo, y como gran parte de la comunidad humana) tenéis una enorme curiosidad por si podría existir vida, inteligente o no, en otros rincones de nuestro Universo, puede que os interese el proyecto SETI@home, un experimento científico en el que podéis colaborar prestando ayuda con vuestro ordenador conectado a Internet. Puede ser interesante.

Y llegado aquí, me despido. Quien sabe si moléculas como la siguiente (que ha hecho un servidor trasteando con su nuevo ChemBioDraw) podrían ser compuestos biológicos en alguna otra parte. Es una L-glucosa hecha con átomos de fósforo en lugar de carbono (no hay ningún fundamento científico de que esta pudiera ser así, por cierto).

Glucosa de fósforo

NOTA: Respecto al silicio se hicieron una serie de experimentos, sin embargo, no se han realizado, o no he encontrado noticia de ellos para otros elementos. Por esta razón es por la que no complemento el artículo con referencias a experimentos o estudios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s