El oso Yogui y las hipótesis de la panspermia


Hola de nuevo, queridos lectores,

para comenzar este nuevo artículo, me gustaría rescatar de la memoria a uno de los personajes favoritos de mi infancia… el oso Yogui (y aunque la wikipedia afirme que la forma correcta de escribirlo es “Yogi”, que queréis, soy un rebelde ortográfico de los que aún llamamos “i griega” a la y).

El célebre oso Yogui

Bien, resulta que este oso vivía en el pintoresco y ficticio parque de Jellystone, cuyo nombre presenta una coherente similitud con el parque nacional de Yellowstone. En este parque podemos encontrar la ‘Grand Prismatic Spring‘, una fuente termal en la que vive un curioso microorganismo, el Thermus aquaticus, capaz de sobrevivir a altas temperaturas. A este curioso bichejo (con perdón), el Thermus aquaticus, le debemos entre otras cosas la enzima Polimerasa Taq, utilizada habitualmente en PCR.

Ahora es el momento de pasar de uno de los personajes característicos de mi infancia a uno de los más enigmáticos de mi adolescencia (dentro de la Ciencia, claro): los organismos extremófilos. Estos organismos, que en su mayoría están incluidos en el reino Monera, tienen variadas capacidades: algunos pueden vivir en altas concentraciones de sal, otros, como el Thermus aquaticus, pueden vivir a altas temperaturas. Otros ambientes en los que pueden sobrevivir son aquellos con pH extremo, en presiones altas (por ejemplo en la fosa de las Marianas), o incluso a altas dosis de radiación (sí, incluso más que las cucarachas). En resumen, son capaces de sobrevivir en condiciones realmente extremas.

Hay ciertas características estructurales de estos organismos que permiten explicar estas curiosas capacidades. Por ejemplo, en el caso de las arqueobacterias, los fosfolípidos de su membrana están formados por lípidos unidos mediante un enlace éter al glicerol, en lugar de un enlace éster, que es el que presentan el resto de organismos. La superior fuerza del enlace éter respecto al éster explica la capacidad de ciertas arqueobacterias de sobrevivir en esas condiciones extremas ya mencionadas.

Ahora desplacemos de los extremófilos a otro curioso grupo que estos contienen: los tardígrados, que son unos curiosos animalillos (dicho por su reducido tamaño), que pueden sobrevivir en el espacio exterior. Estos seres pueden soportar las temperaturas extremas y la radiación del espacio, ya que son capaces de sumirse en un estado de criptobiosis. En este estado, pueden reducir sus procesos metabólicos de forma que son capaces de sobrevivir indefinidamente hasta que las condiciones son habitables de nuevo.

En un estudio hecho en 2007, se lanzó una sonda espacial rusa en la que fue colocado un grupo de tardígrados, y se comprobó que a la vuelta, no sólo habían sobrevivido, sino que incluso habían conservado su capacidad de reproducción.

Ahora bien, la existencia de unos organismos capaces de sobrevivir a un viaje espacial, nos recuerda a la célebre hipótesis de la panspermia, que sugiere que la vida en la Tierra fue introducida desde exterior. Otro de los hechos que nos llevan a cuestionarnos esa posibilidad es el célebre meteorito ALH84001, en el que se encontraron restos de compuestos orgánicos.

Restos de estructuras en el meteorito ALH84001

Si es cierto que existen unos organismos, conocidos por nosotros, que son capaces de sobrevivir en las duras condiciones del espacio, esto abre la puerta a plantearnos de nuevo esta hipótesis. ¿No podrían acaso existir otros organismos con estas mismas capacidades que hubieran podido introducir, si no la vida, al menos los principios de ella, en la Tierra? Ante la falta de hechos concluyentes, sólo podemos dejar volar nuestra imaginación…

Dejo la cuestión en el aire, para que cada uno pueda pensar y reflexionar sobre ello si así lo quiere. Y me despido, no sin antes prometer que trataremos el tema de los extremófilos alguna vez más en el futuro.

Fe de errata: Me han comentado que el mencionado meteorito, debido a los análisis de carbono-14, es sospechoso de haber sido contaminado por microorganismos en la Antártida, en lugar de traer restos de más allá de la Tierra.

Anuncios

5 pensamientos en “El oso Yogui y las hipótesis de la panspermia

  1. Pingback: Las bacterias hijas de Satanás « Sofocracia

  2. Pingback: Reflexiones sobre “La vida como la conocemos” « Sofocracia

  3. Creo que en conocimientos de biología y química tú y yo jugamos en otra liga, así que espero no meter mucho la pata con este comentario 🙂

    Teniendo en cuenta los experimentos de Miller y Urey, Fox, etc en los que se demuestra que es posible crear materia orgánica a partir de compuestos inorgánicos, sí cabría la posibilidad de que parte de estas moléculas que formarían después los microorganismos más primitivos pudiese tener un origen extraterrestre, dado que esas condiciones reductoras que existían en la Tierra serían muy parecidas en el resto de planetas del Sistema Solar, ¿o no? Ahora bien, la hipótesis de la panspermia como tal no me parece nada factible. La vida como la conocemos es fruto de una bellísima casualidad, pero para ello ha tenido que surgir en un medio que contase con los suficientes recursos: aguas hidrotermales, minerales (todo depende de la teoría que se considere). ¿Por qué afirmar que la vida pudo originarse fuera de la Tierra? Yo creo que es simplemente una cuestión de probabilidad 🙂

    Por cierto, como muy bien sabrás, se cree que los restos encontrados en el ALH84001 proceden de la contaminación posterior llevada a cabo por microorganismos de la Antártida. Toda una pena, sería muy interesante poder replantearnos varias cosas y llegar a conclusiones de lo más sorprendentes.

    • Hola Orithya,
      ni mucho menos. La mayor parte de mis conocimientos sobre biología vienen de lecturas como aficionado. Simplemente leo, reúno, recopilo y escribo. Y aprovecho para aprender.

      A ver, los experimentos que me citas aportan varias cosas. Miller y Urey mostraron que en las condiciones iniciales de la Tierra (presuntas condiciones iniciales, señoría), es posible que se formaran diversas moléculas orgánicas: glucosa, ácido acético y los aminoácidos más sencillos. Por otro lado, Fox demostró que los aminoácidos pueden unirse espontáneamente para formar pequeños péptidos, que podían llegar a formar protocélulas. Si a esto le añadimos la teoría endosimbionte, propuesta por Lynn Margulis, se hace bastante factible la posibilidad de que llegaran a formarse organismos complejos capaces de crecer y replicarse.

      La posibilidad de que esto se haya originado en otro planeta del Sistema Solar, ciertamente lo veo bastante complicado. Para empezar, por lo que tengo entendido, la temperatura media de Marte está por debajo de los 0º C, lo cual dificulta bastante el origen de la vida (como la conocemos), más aún en planetas solares más allá del cinturon principal. Respecto a los planetas más cercanos a la Tierra, sé que había una teoría sobre la panspermia relacionada con Venus; pero, si mal no recuerdo su temperatura está por encima de los 200º C. A esa temperatura, ni siquiera los Thermus aquaticus pueden sobrevivir, lo cual hace difícil la vida (repito, como la conocemos). En cualquier caso, lo investigaré y haré una pequeña ampliación de este artículo.

      Considero que la panspermia es una posibilidad que debemos tener en cuenta. La historia nos muestra que no siempre la explicación más sencilla es la correcta. Pero en todo caso, es un mal comodín para resolver la cuestión… porque si explica cómo apareció la vida en la Tierra, hemos de explicarnos cómo y por qué surgió en otro planeta.

      Finalmente, respecto al meteorito… Uf, aquí me has pillado. Cité el ALH84001 acordándome de cuando leí por primera vez sobre la panspermia, pero no recordaba ese importante detalle. En cuanto envíe este comentario me apresuraré en escribir una fe de errata.

      Espero haberme expresado claramente, y también haber entendido a lo que te referías.

      Un saludo y gracias por comentar 😉

  4. Has respondido perfectamente a lo que quería decir, tranquilo: tenía una sospecha basándome en vagos indicios y tú me lo has documentado un poquito, jeje. ¡Y se agradece toda esa “automodestia” con respecto a los propios conocimientos!

    Por cierto, felicidades por tu blog 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s